Proyecto ¡Viva mi Escuela!

Estudios de investigación por prestigiosas universidades de los Estados Unidos y las Naciones Unidas señalan que los espacios de formación académica y socialización destinados a permanecer en estado de pobreza no son saludables para el desarrollo integral de la comunidad estudiantil. La realidad socioeconómica afecta el desempeño y desarrollo de los estudiantes en la escuela. Los datos del Departamento de Educación de Puerto Rico y los Estados Unidos nos revelan la cruda realidad de la educación del país, donde un alto porciento de la comunidad estudiantil experimenta niveles extremos de pobreza comunitaria.      

VIVA MI ESCUELA, consiste en colaborar, coordinar y ayudar en el proceso de remozar, rehabilitar y mejorar la estructura física y áreas verdes de las escuelas públicas en el País, con el mayor estado de pobreza y daño en su planta física. El asunto es determinante en la actualidad como mantener viva la esperanza de una posible formación académica de alta calidad y aprovechamiento académico para los estudiantes de escuelas públicas del País, y su diáspora.

La propuesta de remozar estará acompañada por un programa de tutoría académica especializado y creativo para colaborar con estudiantes que presenten el nivel académico más bajo en las disciplinas de matemática, ciencia, tecnología, español, inglés y destrezas para su desarrollo social integral.